Cómo y cuánto afecta la luz de tu smartphone a tus ojos

Seguramente eres de esas personas que aprovecha los fines de semana para trasnochar jugando a videojuegos, conversando, leyendo por Internet, programando, escribiendo, viendo vídeos, series y películas… En fin, en todos los casos anteriores, siempre hay un punto en común: las pantallas de tus dispositivos. Y en relación a ese punto en común es lo que vamos a tratar en este artículo.

¿No te ha pasado que después de muchísimas horas de estar viendo una pantalla, sientes sequedad en los ojos, fatiga visual, ardor, e incluso, si te ves en un espejo, puedes notar como la cornea de tus ojos se ha tornado rojiza? Bueno, para entender el porqué, empezaremos hablando sobre la luz.

Entendiendo la luz

Un rayo de luz blanca atravesando un prisma. Podemos observar como la luz blanca se descompone en colores

La pantalla de tu dispositivo emite luz, pero lo que probablemente no sepas, es que hay diferencias en la frecuencia y longitud de las ondas que componen la luz blanca, compuesta de muchísimas longitudes de ondas que, al mezclarse, dan como origen dicho color; desde el rojo hasta el violeta, que son los colores que nuestro sentido de la visión puede percibir. En realidad hay muchos más, pero únicamente podemos ver entre 400 nanómetros (nm) (violeta) y 780 nm (rojo) de luz.

Esa diferencia de onda le da propiedades un tanto distintas, siendo el caso de que mientras mayor frecuencia y menor longitud exista (colores azul y violeta), será más enérgica y por ende, más dañina.

Entonces… ¿Es peligrosa la luz azul y violeta?

Si y no, todo depende: Absorberías mas radiación al dar un paseo por el parque que con una pantalla o una bombilla LED. Poco mas del 20% de la luz blanca que recibimos del sol es azul, eso, sin contar la luz ultravioleta, imperceptible para nosotros pero que es la responsable de las diversas enfermedades y padecimientos (quemaduras, foto envejecimiento, cáncer de piel y si hay exposición directa con los ojos, también puede producir daños oculares).

Comparación entre la cantidad de luz del día y los diversos tipos de iluminación. Centremos nuestra atención en la luz diurna y la luz LED, podemos observar como los led producen una cantidad de luz azul similar a la luz azul del día

 

Existe un viejo rumor que cuenta que las pantallas LED producen luz ultravioleta, lo cual es falso; solo los antiguos monitores y televisores con tecnología de tubos de rayos catódicos emitían luz UV, pero aún así, no se emitía radiación suficiente para generar problemas de salud.

Lo cierto es que, la sobreexposición a largo plazo de las pantallas de nuestros dispositivos si pueden deteriorar nuestra salud, aumentando considerablemente la probabilidad de aparición de enfermedades oculares; nada llevado al extremo es saludable (como aquella joven que perdió la visión de un ojo por ser adicta a un videojuego).
El inconveniente con la luz azul, es que al ser mas enérgica que el resto de los colores, contribuye a que nuestra visión se canse más rápido, generando el cansancio ocular, ojos rojos y resecos y además, modifica nuestro patrón de sueño-vigilia, ocasionando dificultad para conciliar el sueño o sentirse cansado al despertar.

Lo bueno es que existen diversas maneras de bloquear, hasta cierto punto, la luz azul, ayudándonos a evitar estos males y permitiéndonos así permanecer mas tiempo viendo la pantalla de nuestro dispositivo.

Cómo bloquear el exceso de luz azul emitido por tus dispositivos

Lo cierto es que limitar los excesos de luz azul no es para nada complicado, existe por lo menos tres métodos principales: mediante hardware, software o por medio de gafas especiales.

Mediante hardware: Este método no aplica para todos los dispositivos, es mas bien exclusivo de monitores. Basta con ir a los ajustes de color mediante los botones que este posee y reducir un poco los niveles de luz azul.

Mediante software: Este es el método más sencillo, solo con descargar un software podrás controlar de forma automática los niveles de luz azul de tu pantalla, disponible para todos los dispositivos y sistemas operativos (Windows, Linux, Mac, Android, ios). Para tal hazaña, les presento al muy versátil f.lux, será el responsable de ajustar de forma automática la luz azul según la hora del día. Para descargarlo, basta con hacer click aquí. En Android, personalmente prefiero utilizar Twilight, hace exactamente lo mismo, incluso nos permite bajar los niveles de brillo mas allá de los que nuestro dispositivo nos permite.

The App Store is not recognized. 🙁

Gafas especiales: Si quieres un método mas seguro para bloquear la luz azul y no te importa gastar algo de dinero por ello, te recomiendo unos anteojos específicos para computadora, son fácilmente identificables, notarás que sus cristales poseen un color amarillento, algunos incluso poseen cristales antireflejo.

Vale la pena probarlo

A pesar de que la radiación emitida por nuestros dispositivos no sea comparable a la radiación que recibimos del sol, es muy recomendable protegernos, filtrar la luz azul es un gran alivio para nuestros ojos, pero no olvidemos que también debemos ser conscientes de la cantidad de horas que pasamos al frente de una pantalla, ese exceso de tiempo puede ser más dañino para la salud que la propia luz azul; hay que tomar descansos cada hora por al menos diez minutos.

El panel de configuración de Twilight

Por mi parte, debo deciros que en cuanto activen f.lux, Twilight o similares, verán como la pantalla se volverá rojiza, al principio resulta demasiado molesto, pero rápidamente se familiarizarán con este cambio, sobretodo si es de noche o si sienten cansancio, será una bendición para la vista. Les invito a realizar esta prueba: utiliza tu dispositivo con el filtro activado durante un rato. Luego desactívalo, de inmediato sentirás el cambio, tus ojos sentirán un exceso de luz que no mejorará ni aunque bajes el brillo de la pantalla.