Videojuegos

Análisis Cuphead: una obra maestra que vale la pena jugar

Hoy te hablaremos sobre un videojuego que ha dado mucho que hablar durante estas semanas, de hecho, no sólo de estas semanas, desde 2014 exactamente cuando se presento por primera vez como parte de los exclusivos de Xbox One. Hablamos de Cuphead, un videojuego que nos lleva a los años 30 por su apartado gráfico y musical.

Todo comenzó como comentamos en 2014, con la primera aparición del juego una semana después se confirmó que era un «Boss Rush», contaría solamente con batallas con diferentes jefes ya que en ese momento solamente tres personas trabajaban en el desarrollo, pero al ver tantas reacciones después de la presentación, agregaron más niveles de plataforma tal y como querían en un inicio.

De esta manera Cuphead comenzó a crecer y a tomar forma, debido a esto los desarrolladores dejaron sus trabajos y se enfocaron solamente en el juego, ampliaron también su equipo y eso origino que el juego se haya retrasado varias veces.

Historia de Cuphead

Cuphead y Mugman

Los protagonistas de esta historia son Cuphead y Mugman, dos chicos que tienen sus cabezas en forma de taza y viven tranquilamente en la isla Inkwell bajo el cuidado del sabio Elder Kettle. Un día los hermanos decidieron tomar un camino diferente y acabaron en el tentador casino del Diablo.

Apostaron y comenzaron con una racha de victorias, hasta que el mismo demonio decidió subir la apuesta, si perdían este se quedaba con sus almas. Los hermanos acabaron perdiendo y pidieron otra forma de pagar sus deudas, por lo que llegan al trato donde tendrán que cobrar las deudas de otros clientes que tienen con el Diablo, y la única forma de hacerlo es derrotándolos a todos.

A pesar de que la historia es sencilla, encaja perfectamente con el estilo de juego.

Jugabilidad

Cuphead Cigarette Boss

Al principio, Studio MDHR tenia pensado hacer un juego basado únicamente en luchas contra jefes, pero finalmente decidieron incluir niveles de plataformas para que el juego no se hiciera muy corto.

Se notaba que los niveles de plataforma estaban hechos para rellenar pero terminaron siendo todo lo contrario, cuentan con un diseño excelente, son exigentes al igual que las peleas con los jefes y también de hecho tienen un propósito. Completar los niveles permitirá comprar mejoras para el personaje, habilidades y armas mejores.

En Cuphead las mecánicas se basan en un «dasheo» rápido para esquivar los ataques y un movimiento llamado «parry», el cual sirve para reutilizar objetos enemigos y realizar un super ataque contra estos mismos. Este último ataque es personalizable y disponemos de tres tipos que debemos ir desbloqueando.

El juego además no solo se desenvuelve en la tierra, tendremos varios niveles en el cielo manejando una avioneta. Cuando nos encontramos en estos niveles las mecánicas cambian un poco ya que al hacer un «dasheo» nos podremos hacer más pequeños para esquivar y moverse más rápido.

Apartado gráfico y sonoro

Desde que fue anunciado, lo que más llamo la atención de Cuphead fue su estilo inspirado en dibujos animados de los años 30. Y Studio MDHR realizo prácticamente todo a mano.

La mayoría de los retrasos que sucedieron en el juego también tuvieron que ver con el tema del diseño, pero realmente la espera valió la pena, crearon una joya con un cariño tremendo y que es muy difícil de notar en otros juegos actuales.

Volviendo a la historia, esta se desarrolla a lo largo de tres mundos con distintas temáticas, mostrando una amplia variedad de escenarios con un diseño espectacular. Cada jefe tiene fases distintas y incluso puede tener hasta cuatro fases diferentes dentro de la misma pelea, siempre contando con una estética y diseño único.

Contamos con una banda sonora creada por Kris Madiggan, el cual ha compuesto temas originales de jazz que aumentan ese toque clásico de los años 30 en el juego. Este es un aspecto muy destacado dentro del juego junto a su diseño gráfico ya que el juego cuenta con 56 canciones dedicadas a los escenarios y a los jefes. A continuación te dejo «Die House», el tema que más me gusto a lo largo del juego.

¿Realmente es un juego exigente o imposible?

Cuphead Floral Fury Boss

Muchos han catalogado a Cuphead desde su lanzamiento como un juego imposible, o como el Darksouls de las plataformas, pero realmente no es así, bueno a menos que tu coordinación y habilidad para este tipo de juegos sea realmente mala.

En mi opinión, Cuphead es un juego exigente, hay que reconocer que te pide estar atento a cada momento y a elegir bien tus movimientos, pero no es difícil. El juego te invita a mejorar partida a partida y a la vez a aprender de los errores.

En el juego ganaras con la habilidad y con el aprendizaje de las dinámicas de los jefes y enemigos. Y si, con Cuphead entraras en momentos donde tendrás ganas de tirar el control o teclado, pero celebraras bastante con cada victoria que hagas.

Conclusión

Cuphead Boss Cala Maria

Cuphead se creo inspirándose en los juegos de plataformas clásicos, añadiendo mecánicas propias, una banda sonora espectacular y un diseño que nunca se ha visto en un videojuego. Studio MDHR ha creado una obra maestra, un juego divertido, desafiante y lo más importante, hecho con un cariño tremendo por parte de los desarrolladores. Un juego que vale completamente la pena jugar.

Puntos positivos

  • Un diseño espectacular
  • Jefes únicos y variados
  • Banda sonora maravillosa
  • Una dificultad desafiante
  • Una historia sencilla pero interesante
  • Multijugador local sencillo
  • Su precio es totalmente asequible

Puntos negativos

  • De momento no se encuentra traducido al castellano
  • Le vendría perfecto un multijugador online

 

Nicolás Barahona

Amante de la tecnología | Estudiante de Comunicación Digital y Community Manager.

Publicaciones relacionadas

Cerrar